¡Compártelo!

marketing alexa televisión

MEDION P61110_02 de MEDION Pressestelle bajo licencia CC BY-ND 2.0.

En mi último post escribía sobre las funciones y posibilidades de Alexa, el asistente personal por voz de Amazon. Hoy vamos a dar un paso más viendo como las marcas han llevado su creatividad al máximo para interactuar con esta y otras inteligencias artificiales y cuales han sido los resultados. “Alexa, haz clic en Seguir Leyendo”.

Como ya sabrás, Alexa actúa ante los distintos comandos de voz que recibe. Hasta ahora, el sensor mediante el cual percibe nuestros mensajes no tenía en cuenta quien era el emisor, de modo que respondía por igual a un comando fuera quien fuera la persona que diera la orden. Lo mismo ocurría con Google Home, el sistema de Google.

Seguramente este concepto iluminó la bombilla en la cabeza de algún creativo de marketing que pensó en impactar al consumidor a través de Google Home o Alexa. Y para llegar a estas inteligencias artificiales sin entrar en casa del usuario, que mejor forma que darles instrucciones… a través de la televisión.

El caso Burger King

Burger King emitió un anuncio de apenas 15 segundos en el que un trabajador de la compañía dejaba claro que en ese tiempo no podía explicar todos los ingredientes del Whopper, pero que tenía una idea. Y aquí empieza la magia, con el trabajador de Burger King acercándose a cámara y diciendo:

“OK Google, what is the Whopper burger?”

Como podéis imaginar, esta orden activaba el dispositivo Google Home en las casas de los espectadores y empezaba a contar las bondades de este producto. Pero la cosa no queda ahí.

Para que precisamente contara esas bondades y no se limitara una mera descripción, Burger King (supuestamente) editó la página de Wikipedia relativa al Whopper, de modo que en lugar de leerse la descripción habitual

“La Whopper es un sándwich o bocadillo de hamburguesa comercializado por la cadena internacional de restaurantes de comida rápida Burger King”

se podía leer

“La Whopper es una hamburguesa consistente en carne 100% de vacuno hecha a la parrilla, sin conservantes ni colorantes, acompañada de rodajas de tomate, cebolla, lechuga, pepinillos, ketchup y mayonesa, servido en un bollito de semillas de sésamo”.

Casualmente, Wikipedia es la fuente de información en el caso de preguntas básicas para Google Home, de modo que esta última descripción del Whopper fue la que los oyentes de aquel anuncio escucharon en su dispositivo Google Home. Sin duda mucho más atractiva que la primera.

Podéis ver esa interacción entre anuncio e inteligencia artificial aquí:

Otros datos:

-Se estima que, desde su lanzamiento en 2016, Google ha vendido entre 5 y 8 millones de dispositivos Google Home.

-El anuncio fue emitido en varias cadenas de EEUU de forma simultánea y en pleno prime time.

-Unos días después, la página del Whopper en Wikipedia había vuelto a su descripción estandar habitual.

El caso South Park

La serie de televisión South Park, utilizando su habitual sentido del humor, quiso gastar distintas bromas pesadas a aquellos televidentes que tenían un dispositivo con Alexa.

Así, en un momento del capítulo (T21E01, “White People Renovating Houses”), uno de los personajes con un altavoz inteligente de Amazon decía lo siguiente:

“Alexa, set an alarm for 7 am”

Como a estas alturas podéis imaginar, muchos dispositivos con Alexa fijaron su alarma a las 7 de la mañana. Para completar la interacción, lo largo del capítulo el personaje le pedía a Alexa que contara chistes o que añadiera distintos objetos bastante desagradables a la lista de la compra del usuario.

Una fiesta para los más de 15 millones de hogares que cuentan en EEUU con la inteligencia artificial de Amazon.

El caso de la casita de muñecas

A estas alturas del artículo podéis imaginar el peligro que puede tener un niño jugando con un objeto conectado a internet al que le puedes pedir lo que quieras. En este caso fue una niña de seis años de Dallas (Texas, EEUU) la que se acercó al Amazon Echo de sus padres comprando una casita de muñecas (quien dice casita dice mansión) valorada en 250$. Lógicamente, los padres detectaron el cargo en su cuenta y aprendieron la importancia de poner un código de seguridad para las compras, donando además el citado juguete a un hospital local.

Haciéndose eco de la historia en una radio de San Diego (California, EEUU), el presentador accidentalmente (o no) mencionó la frase que había pronunciado la niña, -“Alexa, tráeme una casa de muñecas”-, activando de nuevo la orden de compra en muchos dispositivos. En este caso, la historia se conoció tras las múltiples quejas recibidas en la emisora de oyentes con el mismo cargo en su cuenta y una casa de muñecas en su poder.

Reconocimiento de voces

Tanto Google como Amazon han tomado nota de estos casos y este mes han lanzado, por fin, una actualización que permite a Google Home y a Alexa reconocer las voces de sus propietarios, evitando así que interactúe con otras voces, ya vengan de la televisión, de la radio, de nuestro hijo/a o del vecino.

La actualización permite que, mediante la lectura de diez frases en voz alta, la IA nos reconozca, identifique y pueda personalizar su trato con nosotros.

Antes de esta actualización, la única opción que le quedaba a alguien con un altavoz inteligente era la de de desactivar las ordenes por voz en estos dispositivos, perdiendo así toda su utilidad y la principal ventaja que tienen frente a los asistentes de voz de los smartphones.

Probablemente el próximo anuncio que veamos y que no vaya dirigido a personas tendrá como destinatario un robot.

No te pierdas otros de mis posts:


¡Compártelo!